“No leas por cultura, lee para no seguir siendo esclavo”

Por: Julián Tabares – Boris Palacios

 

Era un Domingo de esos donde lo que queremos es quedarse durmiendo en casa, debido a todo el cansancio acumulado por el trabajo o el estudio de la semana y no salir ni a la puerta y hacer pereza todo el día, dormir hasta tarde y más con un día tan esplendoroso. Pero habemos un grupo de personas que nos encanta la cultura afro y su patrimonio cultural que hemos decidido sacrificar unos fines de semana de estar disfrutando con la familia por conocer más a fondo nuestras raíces.

Y no hemos encontrados todos los compañeros, coordinador, fotógrafo y el profesor que hacemos parte del Diplomado “Contar lo Nuestro” bajo un sol inclemente para nuestra salida de campo en el Barrio Moravia, con muchas ganas de conocer la historia del barrio y como se dice de comernos el mundo, allí nos esperaba unas de las líderes del barrio Yecenia Palacio una negra espigada, elegante exhibiendo sus trenzas con más o menos 1.85 mts de estatura, muy amable y encargada de hacernos un recorrido por su barrio para conocer parte de esa historia de los afros que se desconoce y que no se plasma en los libros ni en la literatura de esta ciudad y de este país, que siempre lo que vamos a encontrar en los libros: un afro denigrado y lo más malo de la sociedad.

Empezamos a recorrer el barrio mientras la líder nos iba contando historias del barrio y las luchas que les ha tocado vivir para sobrevivir en ese territorio que no es el de nosotros nos dice ella, y los compañeros estábamos ahí atentos a lo que ella nos contaba y nosotros hacer preguntas ya que nos despertaba esa curiosidad por saber más de esas historias que pasan allí, también a retratar algunos sitios del barrio y de ir adentrándonos en él y sus historias al pasar por cada calle, pasadizos, escaleras coloridas y podríamos decir mini calles que son enigmáticas y de asombro, apenas uno pasa por ellas nos asombramos y decíamos estamos en la ciudad o un pueblo dentro de la ciudad, así es que nos sentíamos mientras recorríamos cada calle del barrio, como Chocó Chiquito, el Oasis, Moravia, el Bosque, por mencionar algunos.

Lo más bonito es el calor humano de su gente y esa sonrisa de oreja a oreja que sale con una carcajada con unos hermosos dientes blancos que terminaban de iluminar ese día tan soleado y la calidad de la misma, ver los niños con unos peinados hermosos, correr por esas calles estrechas y polvorientas, y saber que han sido estigmatizado por mucho tiempo, y que al estar allí recorriendo y conociendo podemos darnos cuenta que la realidad es otra, que no son las que están plasmadas en la literatura porque ha sido contado desde el colonizador y no desde el colonizado.

Sabemos que podemos debe haber literatura en un barrio de tanta tradición que hable eso sí de esa parte afrocolombiana asentada allí, que en el momento no la pudimos encontrar en el recorrido, pero hemos tenidos unas plumas ilustres en este país como también tenemos que podemos si referir desde local a nivel nacional e internacional sobre literatura afro muy interesante en este Bicentenario para que “No leas por cultura, lee para no seguir siendo Esclavo” entre ellos contamos las importantes obras de autores como: Changó, el gran putas- Manuel Zapata Olivella, Las Estrellas son Negras – Arnoldo Palacios, ¡No give up maan! = ¡No te rindas! – Hazel Robinson, Gente Negra Nación Mestiza-Peter Wade, Por los senderos de sus ancestros: textos escogidos: 1940-2000, El quinto Cimarrón-Jesús Médicis Leudo Muriel, Mi vecino es un Negro-Fernando Palacios, Escribo pensando para que usted piense-Marceliano Maturana Serna, autores que han hecho y otros que vienen haciéndolo para que la historia empiece hacer entendida desde la perspectiva afro.

 

La historia se está reescribiendo es la hora de nosotros las nuevas generaciones “CONTAR LO NUESTRO” desde el colonizado y se conozca la historia no contada de nuestras raíces negras.

FOTO 2 2
FOTO 1 2
FOTO 3 2

PODCAST

© Copyright – Revista Vive Afro 2019